Los manifestantes reclaman un ajuste salarial del 36%. Por su parte vuelven a reunirse el lunes y van a analizar las nuevas medidas.
Para el gobierno provincial el aumento en el boleto parece la Ășnica salida al conflicto.