El Indice de Precios al Consumidor registró durante mayo una suba del 0,4 por ciento, mientras que el costo de la Canasta Básica Alimentaria (CBA) no observó modificaciones, informó hoy el Instituto Nacional de Estadística y Censos (INDEC).

Frente a este panorama en el sector minorista, la medición del comportamiento de los productos a nivel mayorista reflejó un incremento del 1,4 por ciento, mientras que el costo de la construcción creción 3,3 por ciento durante el último mes.
Uno de los factores que atenuó la baja de los precios minoristas resultó el escaso impacto que tuvo el índice de Alimentos, que sólo subió 0,1 por ciento, con mermas del 0,3 por ciento en carnes, y del 5,7 por ciento en frutas, según la medición del INDEC.
Esto permitió que el costo de la Canasta Básica Alimentaria se mantuviera en 428,23 pesos. Este monto es el que necesita una pareja con dos niños de 8 y 6 años para no caer por debajo de la línea de indigencia.
Contra estas bajas en los alimentos, se anotaron subas en el rubro educación (0,5 por ciento), por ajustes en las cuotas de colegios privados, y del 0,6 por ciento en transporte y comunicaciones.
Otro factor que gravitó para que los precios volvieran a estar en alza resultó la indumentaria, que avanzó en mayo 1,7 por ciento, debido a que no se ha terminado de acomodar los precios por el cambio de temporada.
En el caso de los precios mayoristas, la suba del 1,1 por ciento estuvo alentada por un alza del 2,5 por ciento en los productos primarios, del 1,1 en los manufacturados, mientras que el costo de la energía no registró cambios.
Los productos agropecuarios subieron el 4,0 por ciento y los pesqueros 5,5 por ciento, mientras que los minerales ligados a la construcción aumentaron 1,0 por ciento.
Entre los productos manufacturados se anotaron subas superiores al 2,0 por ciento en equipos de medicina, máquinas y aparatos eléctricos, productos metálicos básicos, y de caucho y plásticos.
Un dato saliente fue que los productos importados aumentaron 1,3 por ciento, a pesar de la estabilidad del dólar.
En lo que va del año, los precios mayoristas aumentaron 5,1 por ciento, mientras que los minoristas avanzaron sólo 3,4 por ciento, según la medición oficial.
Otro sector que mostró un fuerte aumento es el de la construcción, con un alza del 9,3 por ciento desde diciembre, tras haber registrado una mejora del 3,3 por ciento en mayo.
Aquí el rubro “Mano de Obra” registró un alza del 5,5 por ciento, mientras que los gastos generales avanzaron 2,7, y los materiales 1,9 por ciento.
Desde una perspectiva desarrollista, el economista Eduardo Curia sostuvo que “países como Argentina, que han postergado tanto su crecimiento, y donde la realidad económica siempre fue una calamidad, hay que tener en cuenta la importancia de seguir con niveles altos de actividad”.
“Que haya momentos donde aparezca más inflación no quiere decir que estemos ante la presencia de un período inflacionario, en cambio se expande el producto, siempre bajo una corriente de perspectiva mediata”, dijo Curia durante las “Jornadas Monetarias y Bancarias” organizadas por el Banco Central de la República Argetnina (BCRA).
Con otro punto de vista, el economista jefe de la Fundación de Investigaciones Económicas Latinoamericanas (FIEL), Daniel Artana, pronosticó que la inflación “real” para 2007 rondará entre el 14 y 15 por ciento.
“Para atajar a tiempo el problema hay que ir liberando los controles de precios de a poco e ir ajustando gradualmente las tarifas energéticas y de transporte, para evitar no terminar en una recesión. Claro que esto se va a sentir en términos de crecimiento de la actividad económica, porque se va a crecer un poco menos”, dijo el economista de FIEL.

Fuente Agencia Télam