Productores y camioneros evalúan la posibilidad de una protesta. Están paralizadas casi todas las actividades agropecuarias y los fletes.

La cada vez más acentuada falta de gasoil, que paralizó gran parte de las actividades agropecuarias y amenaza con extender esa situación a todo el transporte de cargas, podría generar un cese de actividades en esos sectores, según voceros de los productores y de los camioneros.

Como se sabe, Federación Agraria Argentina (FAA), que representa a pequeños y medianos productores agropecuarios del país, amenazó con realizar un paro de actividades en caso de continuar la escasez de gasóleo.
“Con respecto a la adopción de medidas de fuerza, no lo dudamos. Si no hay combustible, vamos a estar con serios problemas productivos en vastas regiones del país”, afirmó el presidente de la FAA, Eduardo Buzzi.
Según trascendió, FAA aguardará el resultado de una gestión ante las autoridades del Ministerio de Economía de la Nación para obtener una entrevista, que les permita a los productores conocer la opinión del gobierno. “Si no hay respuestas que nos permitan superar esta coyuntura, tendremos que iniciar una protesta, porque así no podemos seguir. Hace tres meses que se iniciaron los problemas y nadie les encuentra una solución”, afirmó Omar Barchetta, secretario gremial de FAA.
Buzzi, por su parte, apuntó que el sector agropecuario está “con serias dificultades como para terminar con la cosecha gruesa, volver a sembrar trigo y comenzar con la fina”, a raíz de la falta de combustible, que impide el funcionamiento de tractores y cosechadoras.
“Si en Entre Ríos o Santa Fe no se tiene gasoil, se sacarán los tractores a la ruta y se parará la producción”, insistió Buzzi.
A la protesta podrían sumarse los transportistas de cargas. Vicente Bouvier, titular de la Federación Argentina de Transportistas de Cargas (Fatac), admitió tal posibilidad en diálogo con este diario.
“He conversado por Carlos Di Nunzio, de Transportadores Rurales Argentinos (TRA), y en las próximas horas evaluaremos la situación, pero desde ya adelanto que nosotros también estamos cansados de lo que sucede con el combustible y podríamos sumarnos a la protesta de FAA”, añadió Bouvier.

Panorama

Por tercer día consecutivo, seguía hoy siendo estrictamente reducida la venta de gasoil en el centro-norte santafesino y, según estiman los componentes de la cadena de distribución y ventas, los problemas no se superarían hasta el miércoles.
Casi todas las estaciones de servicio, tanto blancas (independientes) como las de bandera (oficiales de las petroleras), impusieron el característico cartel de “Disculpe, no hay gasoil”. En algunos casos, desde hoy venden 10 litros a los automovilistas y 50 a los camiones.
En muchos casos, los estacioneros comentaron a este diario que, “según nos informaron telefónicamente cuando realizamos el reclamo, mañana llegarían los cisternas”, que proveen un promedio de 15 mil litros a cada expendedora.
“Estamos peor que con lo sucedido hacia fines de mayo. Uno consulta y siempre (las petroleras) tienen la misma respuesta: estamos haciendo lo posible para que les llegue gasoil. Pero no sabemos por qué el gasoil no llega”, explicó a El Litoral el presidente de la Cámara de Expendedores de Combustibles de Santa Fe, Ricardo Bertola.
Consultados estacioneros de las principales ciudades del interior, sobre rutas troncales por las que transita el mayor porcentaje del transporte de cargas (nacionales 11, 19, 33 y 34, por citar algunas), todos coincidieron en describir el mismo panorama.
En tanto, varios transportistas denunciaron que, ante la escasez de gasoil, principalmente en el norte de la provincia, el precio del combustible sigue en aumento. Ayer se pagó un promedio de $ 2,40 el litro.

Una encuesta

realizada entre 230 delegados de la Sociedad Rural Argentina (SRA), entre el sábado y domingo, arrojó que el 70 por ciento manifestó seguir con problemas para conseguir gasoil en distintos puntos del país. El trabajo incluyó a productores de Zenón Pereyra y San Gregorio, ambas poblaciones de la provincia de Santa Fe.

El jueves

pasado, en un acto realizado en Coronel Suárez, el presidente Néstor Kirchner amenazó a las petroleras con aplicarles la Ley de Abastecimiento si no proveían el gasoil. Al día siguiente, el viernes, en la localidad de Campana, en una visita al predio donde se levantará la Termoeléctrica Manuel Belgrano, el ministro de Planificación, Julio De Vido, informó que inspectores de la Secretaría de Comercio Interior y la Subsecretaría de Combustibles habían iniciado un control sobre el abastecimiento de gasoil. De Vido, implícitamente, pidió a las petroleras que suministrasen el gasoil que requiere el mercado, al recomendarles que debían “evitar ser sancionadas”.

Fuente ElLitoral.com