A las 19 los canales de televisión anticiparon extraoficialmente el triunfo de la candidata oficialista.

La mayoría de ellos votó por la mañana. Cristina Fernández sufragó en Río Gallegos y luego se trasladó a Buenos Aires. Una hora más tarde votó Elisa Carrió, en el centro porteño, en medio de un gran tumulto de la prensa, que terminó con el desmayo de un policía. Lavagna lo hizo en Saavedra y López Murphy en Adrogué.

Poco después del mediodía, todos los candidatos a presidente de la Nación ya habían emitido su correspondiente sufragio, la mayoría de ellos por la mañana. La candidata presidencial del Frente para la Victoria, Cristina Fernández de Kirchner, votó a las 10.20 en la mesa 34 de la escuela Nuestra Señora de Fátima de Río Gallegos.
En un breve contacto con la prensa, Cristina destacó que, gracias a la continuidad democrática, los ciudadanos “pueden decidir en qué país quieren vivir” y recordó que “cuando tenía 18 años, no podía votar y entonces esto es muy importante.
La senadora recordó que formó parte de una “generación en la que nadie podía decidir nada”, por lo que “valoramos esto de una manera muy especial” y agregó: “este es un día muy especial”.
Casi una hora más tarde, la candidata por la Coalición Cívica, Elisa Carrió, emitió su voto en una de las sedes de la Universidad del Salvador, en medio de un tumulto por la gran cantidad de medios de prensa, que terminó con el desmayo de un efectivo policial en plena calle.
Acompañada por sus hijos, Carrió votó a las 11.26 en la mesa 2080 ubicada en la Facultad de Ciencias de la Comunicación de la Universidad Del Salvador. Antes de emitir su sufragio, llegó a decir que se encontraba “muy contenta y muy tranquila”.
En tanto, el candidato presidencial por Una Nación Avanzada, Roberto Lavagna, manfiestó su desde de que todo el mundo concurra en orden y con tranquilidad, poco antes de votar en la escuela número 21, del barrio porteño de Saavedra.
Sin embargo, no tuvo una jornada tranquila el candidato presidencial del Movimiento Provincias Unidas y actual gobernador de Neuquén, Jorge Sobisch, quien concurrió por la mañana a votar en la capital neuquina, con apoyo de militantes partidarios y una manifestación de repudio de docentes por el crimen del maestro neuquino Carlos Fuentealba.
Un numeroso grupo de adherentes aguardó su llegada, lo saludó y aplaudió cuando emitió su voto, mientras que a pocos metros del colegio un grupo de docentes desplegó una bandera alusiva al crimen de Carlos Fuentealba. “Sobisch asesino”, le gritaron cuando se retiraba del lugar, sin que se produjeran incidentes.
En San Luis, el candidato por el FREJULI y actual gobernador de esa provincia, Alberto Rodríguez Saá, destacó que “es un día de defensa de la democracia”.
El candidato votó a las 10.30 en la Escuela Normal de Niñas Paula Domínguez de Bazán”, ubicada frente a la plaza principal de la capital puntana, donde momentos antes había sufragado su madre, Teté Páez Montero de Rodríguez Saá, a quien saludó con un beso antes de cumplir con su deber cívico.
El candidato a presidente por la Alianza Pro Recrear, Ricardo López Murphy, concurrió a emitir su sufragio en Adrogué y consideró que esta elección revela la gravedad de la crisis política e institucional que tenemos.
López Murphy tuvo una mañana accidentada, ya que al concurrir al establecimiento descubrió que su nombre no figuraba en el padrón. Aparentemente, faltaba uno de sus apellidos: el Gobierno se olvidó un apellido, dijo después de votar en la escuela número 1 de Adrogué, en el partido de Almirante Brown.
El candidato a presidente y senador por Proyecto Sur, Fernando Pino Solanas, opinó que se trata de una “elección espléndida” que marca el nacimiento de un nuevo proyecto político en el país. Así definió el cineasta la instalación de Proyecto Sur en el escenario electoral nacional, a escasos tres meses de su lanzamiento.
Solanas llegó cerca de las 11 de la mañana al Instituto Lenguas Vivas en el barrio de la Recoleta donde emitió su voto acompañado de su mujer, la ciudadana brasileña Angela Correa.
La candidata a presidente de MST-Nueva Izquierda, Vilma Ripoll, manifestó que esperaba que “el voto sea a conciencia y no útil” en esta elección. Ripoll emitió su sufragio pasadas las 9.10 en la mesa 5010 de la escuela De la Asunción, de la localidad bonaerense de Gerli.
Finalmente, los candidatos presidenciales por Lealtad Popular, Juan Ricardo Mussa, y por el Partido Popular de la Reconstrucción, Gustavo Breide Obeid, fueron de los últimos postulantes en pasar por las urnas, ya que lo hicieron pasadas las 13.
Mussa votó pasadas las 13.15 en la mesa 209 del Instituto San José, de Villa Maipú, en el partido bonaerense de San Martín. Breide Obeid votó también después del mediodía, en el Instituto 25 de Mayo, en la localidad bonaerense de Boulogne.
Finalmente, el candidato presidencial por el Movimiento Independiente de Jubilados y Desocupados (MIJD), Raúl Castells, votó minutos antes de las 12 en una escuela de un barrio de Lomas de Zamora, donde reivindicó la presencia de su organización en todo el país y denunció falta de boletas.
Castells votó a las 11.50 en la escuela número 68 de Villa Albertina, acompañado por militantes de su movimiento y su esposa Nina Pelozzo, quien ya había votado en un lugar cercano.