Luego de la aprobación en general de la ley de tránsito, los legisladores porteños de los bloques mayoritarios acordaron en particular gravar la pena para quienes violen la luz roja. Esta falta se considerará “contravencional”, por lo que además del descuento de 5 puntos, deberán pagar una multa de 300 a 1.000 pesos.  Los conductores que crucen los semáforos en rojo podrán recibir una pena de hasta cinco días de arresto, según el sistema de faltas que aprobó en la madrugada de este viernes la legislatura porteña.

Los legisladores de los bloques mayoritarios acordaron durante la discusión en particular gravar la pena para los conductores que violen la luz roja, luego de la aprobación en general de la ley de tránsito o “scoring”.
Los diputados establecieron que el cruce de semáforo en rojo se considerará “una falta contravencional”, por lo que además del descuento de 5 puntos, los conductores deberán pagar una multa de 300 a 1.000 pesos, informó el legislador Daniel Amoroso.
Este artículo referido al paso de un semáforo en rojo, había trabado la aprobación en particular de la iniciativa, pero a las 3 de la mañana se acordó que quienes cometan la infracción sufrirán de uno a cinco días de arresto, según lo determine la justicia de faltas.
En caso de que el conductor no sea identificado, la multa llegará al titular del vehículo y tomarán intervención los fiscales y jueces de falta para determinar quién manejaba al momento de la infracción, explicó Amoroso.
El legislador, que es presidente de la Comisión de Tránsito y Transporte de la legislatura, afirmó que el “scoring” busca introducir “un cambio en la conciencia de los automovilistas y lejos está en tener un fin condenatorio y de sanciones”.
Amoroso dijo que por ejemplo “en España en el primer año de vigencia permitió bajar en un 14% la cantidad de accidentes”.
El legislador agregó además que “ahora nos abocaremos a la creación de la policía de tránsito, cuyo proyecto empezará a ser debatido en comisiones en las próximas semanas, y le dará al Ejecutivo herramientas para poder hacer cumplir este nuevo sistema”.
La nueva ley, que entrará en vigencia en 180 días, establece que todos los conductores reciban un crédito de 20 puntos junto al registro de conducir y ante cada falta constatada por las autoridades, se les quitará una cantidad proporcional a la gravedad de la infracción cometida.
La falta más grave es “organizar o disputar picadas callejeras”, que se castigará con el descuento de los 20 puntos, la quita de la licencia de conducir durante 60 días y la obligación de realizar un curso de educación vial.
El proyecto de ley llegó al recinto parlamentario con el consenso de los bloques mayoritarios prácticamente, en todos sus articulos, y se aprobó en la primera sesión extraordinaria de ayer.
El “scoring” empezará a regir en agosto: el proyecto prevé un plazo de seis meses entre la promulgación y la entrada en vigor de la ley que incluye 22 infracciones, que serán incluidas en una primera etapa, y otras cuatro que se sumarán un año más tarde.
Según el proyecto original, finalizado el primer año de implementación se borrarán los puntos perdidos y nuevamente se contará con 20 unidades.