Lo que el gobierno  no ha comprendido, la población entera lo entendió y apoyó: si siguen estas políticas, y con el campo detenido, lo que hoy es una escasez momentánea se convertirá en desabastecimiento como realidad permanente, y el país se empobrecerá.

Por eso, y mostrando una vez más la razonabilidad del hombre de campo, pedimos a todos un momento de reflexión.
Hacemos saber que el campo está dispuesto a  conciliar posiciones para evitar mayores penurias a quienes se están viendo afectados por las medidas. Por ello, solicita a las autoridades una instancia de diálogo que logre la reconciliación de los argentinos.
Es nuestro compromiso que si esa mesa de concertación cumple con las expectativas de nuestras bases se suspenderán todas las medidas de fuerza.
Es responsabilidad de todos contribuir a consolidar la paz social y la convivencia armónica, por ello, y en función de nuestra representatividad y responsabilidad ciudadana, convocamos a deponer toda actitud de confrontación entre hermanos.