|

Diputados aprobó el proyecto oficial de reforma tributaria

La Cámara baja dio media sanción a la iniciativa enviada por el gobernador Hermes Binner. Sólo contó con el acompañamiento de la mayoría oficialista.

Foto Diario UNO

Después de una maratónica sesión, esta madrugada se aprobó la media sanción del proyecto de reforma tributaria que envió el gobernador Hermes Binner a la Legislatura. La iniciativa sólo contó con la aprobación de la mayoría oficialista, mientras que los diputados del PJ no levantaron sus manos y adujeron que los cambios propuestos son un “impuestazo” que van a afectar “el bolsillo de los santafesinos“.

Entre las modificaciones planteadas ??que ahora deberán analizarse en la Cámara de Senadores de la provincia??, se contempla un aumento en el Inmobiliario Rural y el Urbano y la aplicación de una quinta cuota en 2008 (con los actuales valores); el fin del Régimen de Promoción Industrial para 100 multinacionales establecidas en Santa Fe; la eliminación de las exenciones tributarias a las empresas industriales que facturen más de cuatro millones de pesos al año y de igual manera para las constructoras con una facturación superior al millón de pesos; además, se instrumentará un régimen tributario simplificado.
Durante toda la sesión quedó evidenciada la presencia de dos modelos de Estado en pugna en la provincia. El Frente Progresista, Cívico y Social considera que es necesario modificar el régimen impositivo para ganar en autonomía fiscal, ya que hoy el 65 por ciento de los recursos totales vienen desde la Nación; además, que es necesario lograr equidad tributaria a partir de volver a gravar con el uno por ciento de Ingresos Brutos a los que más ganan, como las grandes empresas, y que firmas como Cargill, General Motors y Petrobrás (entre otras) dejen de tener todo tipo de exenciones impositivas y tarifas diferenciadas en los servicios eléctricos.

“No hay condiciones”

Por su parte, los legisladores justicialistas manifestaron que no están dadas las condiciones objetivas para hacer un retoque en los impuestos, porque el nivel de endeudamiento de la provincia es de apenas 1.300 millones de pesos, la recaudación propia creció en Santa Fe hasta el 31 de agosto pasado un 35 por ciento, no hay déficit fiscal y existe un Fondo Anticíclico ante cualquier eventualidad social y/o económica.
La provincia no está en condiciones financieras negativas como Córdoba y Buenos Aires, que si bien encararon modificaciones impositivas, es porque tienen una deuda de 13 mil millones de pesos y 30 mil millones de pesos, respectivamente, dijo el peronista Darío Scataglini, luego repetido por sus compañeros de bloque Ricardo Peirone, Alberto Monti, Alejandra Vuscasovich y Mario Lacava.
Asimismo, en varias ocasiones desde el PJ criticaron que se intenta hacer una reforma impositiva para engrosar de manera exponencial las arcas del Estado, y así, poder tener en caja dinero suficiente para las elecciones del próximo año.
Por su parte, los diputados del Frente Progresista recordaron que fue el justicialismo el que durante la década del 90 llevó a la práctica políticas neoliberales que se pergeñaron en los gobiernos de facto y que favorecieron con exenciones a los sectores económicos más concentrados, lo cual no garantizó reducir los niveles de pobreza, desempleo e indigencia de la población santafesina sino que la ampliaron.
En tanto desde las barras del recinto de la Cámara baja, un grupo de productores autoconvocados de Casilda, Roldán y otras localidades del sur provincial, silbaron cada exposición de los diputados oficialistas porque consideran que no es necesario en estos momentos aumentar el Inmobiliario Rural, que no se actualiza desde hace 15 años, y que se grave con el uno por ciento de Ingresos Brutos los servicios agropecuarios.
En un giro inesperado del destino, los productores que aplaudieron sin cesar las exposiciones del PJ son los mismos que hasta hace un par de meses agradecieron a Binner el apoyo que brindó el socialista para que se derogue la resolución 125 de retenciones móviles.

Inmobiliario e Ingresos Brutos

En relación a las subas en el impuesto Inmobiliario Rural, el incremento no podrá ser superior a tres veces el actual importe que se abona este año. Es decir, si un productor paga 100 pesos anuales, con el aumento previsto el tributo no deberá superar los 400 pesos.
En relación al Inmobiliario Urbano, el 40 por ciento de las propiedades de menor valuación fiscal tendrán una suba que irá del 44 a 68 pesos en los municipios y de 40 a 60 pesos en las comunas de la provincia.
Otro 40 por ciento de los inmuebles tendrá un incremento gradual que bajo ningún concepto podrá exceder el ciento por ciento de lo que pagan los contribuyentes en la actualidad. Y el resto de las propiedades recibirán la mayor presión hacia arriba, aunque en ningún caso los nuevos valores podrán superar en dos veces el importe que se pagará durante 2008; o sea, si se abona 100 pesos por año, a partir de 2009 no se pagará más de 300 pesos.
En el texto aprobado se prevé la suspensión de los beneficios fiscales para 100 multinacionales establecidas que en la actualidad no pagan ni un solo peso en conceptos tributarios, tema que motivó las mayores diferencias políticas e ideológicas entre el Frente Progresista y el Partido Justicialista.
Los primeros indicaron que se busca un modelo impositivo más justo donde paguen más lo que más ganan y el socialista Sergio Liberati acusó a sus pares de la oposición de ser voceros de Bunge Born, Cargill y General Motors (entre otros).
El PJ señaló que eliminar el Régimen de Promoción Industrial hará perder competitividad a la provincia, podría generar que inversores trasladen sus proyectos a otras provincias, que se pierdan empleos y que se favorecerá la importación porque la aplicación de Ingresos Brutos encarecerá los productos fabricados en Santa Fe.Otro punto medular en la reforma es que se volverá a cobrar a las industrias con facturación anual superior a los cuatro millones de pesos una tasa de Ingresos Brutos del uno por ciento e idéntico porcentaje para las constructoras con una facturación superior al millón de pesos.

Los cambios

  • 8.750 pyme industriales con una facturación inferior a los cuatro millones de pesos anuales quedarán exentas de pagar Ingresos Brutos.
  • 2.000 grandes industrias quedarán gravadas con tan sólo el uno por ciento de Ingresos Brutos, de las cuales 1.800 de esas empresas venden sus productos en otras provincias argentinas donde ya está vigente ese tipo de tributos.
  • 250 millones de pesos más se recaudaría con la reforma impositiva en concepto de Inmobiliario Urbano y Rural. Dicho dinero se divide (según la coparticipación) en partes iguales entre la provincia y los municipios y comunas de todo el territorio.
  • 181 millones de pesos más llegarían a municipios y comunas sancionada la nueva norma tributaria: 120 millones de pesos en concepto de Inmobiliario y 61 millones en Ingresos Brutos.
  • 70 % de la recaudación provincial proviene de Ingresos Brutos, lo cual hace que el sistema impositivo dependa notablemente de la actividad económica. El Inmobiliario apenas si llegará a representar el 8 por ciento a fines de este año, mientras que en 2000 ese porcentaje representaba algo más del 22 por ciento.
  • 40 mil pequeños contribuyentes pagarán menos Ingresos Brutos y Sellos con la implementación del Régimen Tributario Simplificado, que será una especie de monotributo provincial.
  • 0,5 % se bajarían los tributos al comercio mayorista de bebidas y alimentos, que en la actualidad es del 3 por ciento y pasaría a ser del 2,5.
  • 6 % de Ingresos Brutos deberían pagar de su facturación los casinos.
  • 15 % de Ingresos Brutos deberían pagar de Ingresos Brutos las boites, cabarets, cafés concerts, dancings, night clubes, establecimientos análogos, cualquiera sea la denominación utilizada, casas de masajes y de baños; además de prestamistas, entre otras actividades.
Fuente Diario UNO
blog comments powered by Disqus