|

Cristina anunció nuevos beneficios para el campo

En un acto en Olivos, La Presidenta informó que se reducirá a la mitad las retenciones a las exportaciones de frutas y hortalizas. Además, ratificó la baja al impuesto para el maíz y trigo, con beneficios especiales para los pequeños productores. También hubo anuncios para el sector ganadero.

Foto Telam

La presidenta Cristina Fernández de Kirchner anunció hoy la reducción a la mitad de las retenciones a las exportaciones de frutas y hortalizas, a la vez que nuevos beneficios para los productores de maíz y trigo.

En un acto este mediodía en la Sala de Convenciones de la Residencia de Olivos, la jefa de Estado dio a conocer la reducción de 50 por ciento en las retenciones a las exportaciones de todas las frutas frescas y hortalizas.
Esta medida, dijo, beneficia a “120.000 productores” e “impacta fuertemente sobre las economías regionales de provincias del NOA y el NEA, como así también San Juan, Mendoza, Entre Ríos, Corrientes, Río Negro y Santa Cruz”.
Dicho beneficio se aplicará a “frutas de pepita y carozo, cítricos, uvas de mesa, arándanos, frutillas, ajo, cebolla, papa congelada, legumbres y porotos”. “Implica una gran ayuda, una gran mano a todo lo que se denomina economías regionales”, resaltó Cristina.
Además, adelantó que a partir de mañana se hará efectivo el descuento en las retenciones a las exportaciones de maíz y trigo anunciado días atrás.
También dijo que se hará una reducción “segmentada” del derecho a la exportación de maíz y trigo, por cada millón de toneladas adicionales partir de los pisos fijados; que eran de 13 millones para trigo y 15 millones para maíz.
Cristina resaltó la idea de “incentivar fuertemente la producción y la siembra” de esos dos cultivos “porque ayudan a un proyecto agropecuario sustentable” e “impacta en la mesa de los argentinos”, dado que se han registrado descensos en las superficies cultivadas. Contrastó, en ese sentido, que “el único cultivo que ha crecido en superficie cultivada es la soja, que lo ha hecho en un 18 o 20 por ciento”.
La jefa de Estado precisó que para los grandes productores la reducción será de 1 punto porcentual, mientras que para los medianos será de 2 puntos; y para los pequeños será de 5 puntos, por cada tonelada adicional.
En cuanto a la segmentación, un productor grande de maíz será aquel que produzca más de 5.000 toneladas; uno mediano, entre 1.000 y 5.000; y uno pequeño, hasta 1.000 toneladas.
Además, un productor grande de trigo será aquel que realice más de 2.500 toneladas; uno mediano, de 501 a 2.500 toneladas; y uno pequeño, menos de 500.
Para el caso del maíz, dijo que “si el crecimiento llegara a ser de 10 millones (de toneladas), lo cual no es una cifra exagerada, el pequeño productor estaría pagando 0 de retención”, aclarando que ese valor se aplicará “siempre sobre la producción que sea plus”.
Remarcó que los “incentivos fiscales” se harán a través de la declaración de Impuesto a la Ganancias o monotributo.
En otro orden, respecto del ternero overo, anunció la constitución de “5 feedlots de 40.000 animales cada uno” para producir 100.000 toneladas de carne, que se destinarán “totalmente a la exportación y que no van a estar sometidos al encaje para el mercado interno”.
“Los frigoríficos van a hacer la logística” para esta producción y “vamos iniciar conversaciones con los gobernadores para ver quién ofrece mejores condiciones para la tierra fiscal”, precisó la primera mandataria. Estimó que “en no más de 90 días deberían estar constituidos” los feedlots.
Por otra parte, consignó que el Gobierno trabaja en la fase “técnica” de la elaboración de un proyecto de Ley de Arrendamiento que será definido “con una amplitud muy grande que contemple todos los intereses y preserve al sector como uno de los más competitivos”.
Y señaló que la Secretaría de Agricultura elabora “un informe técnico” de las iniciativas presentadas por distintos bloques legislativos y sectores involucrados, también en lo referido a una legislación sobre rotación de cultivos.
Por último, resaltó el acuerdo al que llegaron sectores sindicales y patronales del sector en el marco de la Comisión de Trabajo Agropecuario que funciona en el Ministerio de Trabajo.
“Hemos decidido establecer la jornada laboral de 48 horas también extensiva al peón rural y todo lo exceda ese período deba ser considerado hora extra y ser abonado en forma especial”, dijo la presidenta, en alusión a la resolución 71/08 ya publicada en el Boletín Oficial.
La jefa de Estado también recordó que en este año se han pagado compensaciones al sector agrícola-ganadero por “3.483 millones de pesos”, en varias actividades; y también se están abonando entre diciembre y enero los primeros convenios firmados por 197 millones de pesos de compensación por la sequía.
La presidenta se mostró también optimista para llegar a un acuerdo en el área de agroquímicos, y el aporte de 10 millones de pesos para combatir la plaga de la tucura, que afecta principalmente a la provincia de Buenos Aires.
En el acto se hicieron presentes miembros del Gabinete nacional; el titular de la CGT, Hugo Moyano; gobernadores y legisladores.-

blog comments powered by Disqus