Por la falta de lluvias el espejo de agua ubicado a 45 kilómetros de San Cristóbal se está quedando sin agua. La mortandad de peces es alarmante.

Foto El Departamental de San Cristobal

En el espejo de agua más importante de la zona, la laguna La Verde (foto), el fenómeno de la sequía comienza a mostrar su lado más dramático y a la baja del nivel del agua le prosiguió la mortandad de miles de peces producto del calentamiento del poco líquido con que cuenta la laguna, que no pasa de los 30 centímetros de agua.

La laguna se encuentra a unos 45 kilómetros al norte de la ciudad de San Cristóbal siguiendo la ruta Nº 4. Normalmente cuenta con una extensión de 700 hectáreas en un largo de tres kilómetros y medio y un ancho de dos kilómetros y medio; su profundidad se estimaba en tres metros en su parte más profunda y es conocida por ser el lugar preferido para acampar de muchos colegios primarios y secundarios de la región.

“La Verde es un lugar de turismo y de recreación, en donde se preserva a las diferentes especies”

El predio cuenta con una importante infraestructura en donde se destacan más de 70 casas de fin de semana, tiene también tres campings, con buenas comodidades donde se realizan fiestas. También es reconocido como lugar pesquero en donde el club Caza y Pesca realiza sus campeonatos reuniendo a deportistas del departamento.
Desde hace algunos años, cuando empezó un régimen de sequía, La Verde comenzó a tener problemas con la baja de su nivel de agua, lo que obligó a la vecinal que se organizó en ese lugar a construir un dique de contención para impedir que el agua fluya por los canales que la vuelcan en la cuenca del Salado.
En 1952, cuenta una vecina de Huanqueros, la laguna se secó. De eso hay registros fotográficos al igual que en 1973/74 en donde prácticamente se podía pasar con vehículos. La Verde es un lugar de turismo y de recreación, en donde se preserva a las diferentes especies que habitan en el lugar y tiene la ventaja de tener una parte pública a la cual puede acceder cualquier visitante.
En ese tramo el Salado recibe los aportes de las subcuencas de Saladillo, Las Conchas, Palos Negros, La Cabral, La Verde, San Antonio, Cululú, Vizcacheras, Pantanoso, Arizmendi y áreas de aporte directo. Esos bañados y lagunas ??Palos Negros y La Cabral, que son lagunas de idéntica dimensión a La Verde?? están secas totalmente y los otros afluentes también. Hasta el mismo río Salado se encuentra en tramos cortado y eso se agrava por la desesperación de los productores que canalizaron y extraen agua para arrozales desviando la poca agua hacia donde está su ganado que se muere de sed.
Eso indica la necesidad de realizar contenciones en algunos espejos para protegerlos de las épocas de seca y que no sean un problema en tiempos de inundación. Los lugareños estiman que en dos meses, si persiste la sequía, La Verde se secará totalmente.

Las características de este importante espejo de agua

La Verde recibe agua a través de la comunicación con las otras tres lagunas contiguas: La Cabral, Palos Negros y El Dientudo. Al mismo tiempo, durante las épocas de precipitaciones abundantes, desborda por el área norte; ingresando sus aguas al canal principal (evacuador), que desemboca en la cuenca del arroyo Las Conchas para finalmente comunicarse con el río  Salado. Se podría decir que es un sistema de lagunas cerrado que no recibe flujo desde ningún otro lugar.
Dicha comunicación a través de este canal se corta en las épocas de sequía, como así  también las comunicaciones antes mencionadas con respecto a las demás lagunas. Hacia el noroeste se presenta una zona de bañado, que también desaparece cuando se producen bajantes pronunciadas.
Estos sistemas lagunares son independientes de la cuenca del Salado hasta cierto nivel hidrológico, superado el cual las aguas atraviesan umbrales topográficos y entran en la subcuenca del arroyo Las Conchas en el Norte. El funcionamiento hidrológico superficial del sistema fue alterado mediante la excavación de canales de drenaje.

Fuente DiarioUNO