Etienne Lavigne, director del Rally, se mostró conforme por la etapa Argentina-Chile y se sorprendió por la popularidad de la competencia en el país. Patronelli (foto) se subió al podio y fue el gran ovacionado.

Foto EFE

Los organizadores del Rally Dakar quedaron sorprendidos con los paisajes y el fervor del público en la Argentina y Chile y dejaron la puerta abierta para que la edición 2010 se corra nuevamente en Sudamérica, aunque no descartaron regresar a Africa el próximo año.

“Fue un fabuloso descubrimiento de estos dos países. Los competidores estaban asombrados por la belleza de los paisajes”, aseguró hoy en rueda de prensa Etienne Lavigne, director de la competencia.
La mítica carrera se trasladó este año por primera vez a Chile y Argentina debido a la amenazas de atentados terroristas en Africa.
El responsable del Dakar dijo respecto a la edición 2010 que “falta mucho para evaluar si se repetirá aquí o en otra parte”, pero aclaró: “Queremos volver a Africa occidental cuando sea posible”.
Al hacer un balance de la competencia, Lavigne admitió que se sorprendió por la cantidad de fanáticos presentes a lo largo de las 14 etapas del rally, que sumaron un total de 9.574 kilómetros.
“Correr delante de toda esta gente, tan apasionada, tan afectuosa, fue una recompensa. Es histórico”, consideró Lavigne.
Según datos de la Secretaría de Turismo, casi dos millones de personas siguieron el Dakar en el país, considerada la carrera más difícil del automovilismo mundial.
“Fue un Dakar fenomenal en términos de éxito y atracción popular”, concluyó Lavigne.
Desfile en Palermo. Camiones, autos y cuatriciclos fueron los protagonistas de la fiesta final del Dakar en la Rural, donde el argentino Marcos Patronelli recibió las mayores ovaciones al subir al podio en cuatriciclos.
Los competidores, 268 en total, iniciaron el desfile final desde la zona del “parque cerrado” desde la avenida Sarmiento tomando por la avenida del Libertador y luego por Godoy Cruz retoman el ingreso a la zona donde se encuentra el público detrás de los vallados.
El sudafricano Giniel De Villiers, triunfador en la categoría autos, el español Marc Coma (1° en motos) y, especialmente, el argentino Marcos Patronelli, segundo entre los cuatriciclos, fueron las figuras del evento en Palermo.
Además de Patronelli, los otros cuatro argentinos que consiguieron finalizar las 14 etapas del Dakar también recibieron aplausos: Andrés Junco, Marcelo Miti, Andrés Memi y Eduardo Alan (motos).