Ayer, el gobierno y los gremios que representan a los empleados estatales firmaron un acta acuerdo que establece un aumento salarial del orden del 15 %, con un impacto diferencial en los salarios, de acuerdo con el sector y la categoría de cada trabajador.

Allí se estableció también que todos los agentes percibirán un incremento mínimo de 220 pesos ??de bolsillo??, aunque la suma podría alcanzar los 900 pesos, de acuerdo a las condiciones laborales de cada persona.
Además, el gobierno acordó pagar una suma fija de 250 pesos por única vez a todos los trabajadores, que se cobrará por planilla complementaria.
La suba salarial será bonificable, remunerativa y comenzará a regir desde marzo, por lo cual los agentes lo percibirían cuando cobren sus haberes, en los primeros días de abril, en el caso de que aprueben la moción en la asamblea de delegados.
Por otra parte, UPCN y ATE se reservaron en el acta la posibilidad de realizar una nueva convocatoria de las paritarias, si se produce a lo largo de 2009 un desfasaje económico que desvalorice el poder adquisitivo de los empleados a partir del presente incremento.
La propuesta del Ejecutivo provincial será discutida el próximo viernes en las reuniones de delegados convocadas por los gremios, que deberán votar en esa jornada por su aceptación o no.

El acuerdo se alcanzó en el marco de una nueva reunión realizada ayer en torno a la mesa paritaria que integran las autoridades del gobierno provincial y los gremios que representan a los empleados de la administración pública.
El encuentro se realizó ayer en la sede del Ministerio de Gobierno y Reforma del Estado y estuvieron presentes los ministros de Economía, Ángel Sciara, y de Gobierno y Reforma del Estado, Antonio Bonfatti. En representación de los gremios participaron los secretarios generales de la Asociación Trabajadores del Estado (ATE) y de Unión del Personal Civil de la Nación (UPCN).
Ángel Sciara y Antonio Bonfatti encabezaron las negociaciones y durante la reunión presentaron a los referentes de los sindicatos los resultados del estudio que definió a cuánto ascendería el aumento.
Desde la mañana se conoció que se trataba de un 15 por ciento promedio para el sector de los empleados de la administración pública ??a aplicar de acuerdo a las diferentes categorías del personal?? a partir de marzo con un incremento mínimo garantizado de 220 pesos, y en febrero una suma por única vez de 250 pesos.
Finalizada la reunión que fue definida como decisiva para fijar la política salarial que se aplicará a lo largo de todo el año en curso, los referentes de ATE y UPCN, Jorge Hoffmann y Alberto Maguid respectivamente fueron consultados sobre la propuesta y la actitud que tomarían respecto de ella.
Ambos gremios coincidieron en que la propuesta es razonable. A mi criterio ??argumentó el titular de la Asociación de Trabajadores del Estado?? es una propuesta que amerita ser sin ninguna duda aprobada. Estimamos que en el marco de la crisis es buena.
Por su parte, el secretario general de UPCN manifestó que la iniciativa está dentro de lo posible.
Hoffmann añadió: Vamos a distribuir la propuesta para que sea discutida en los lugares de trabajo y el viernes se realizará una reunión de delegados. Por su parte, Maguid dijo que la reunión de delegados en UPCN será el día viernes y que en el encuentro los afiliados decidirán si aceptan o no la propuesta.
Finalmente consideraron al encuentro como positivo ya que antes de ingresar a la reunión con los funcionarios, los dirigentes gremiales estimaban que la oferta salarial para el sector rondaría el 15 por ciento de aumento.
Sin embargo, Hoffmann explicó que si bien la propuesta es razonable en el marco de la situación económica que vive el país los trabajadores consideramos que debemos ser mejor reconocidos salarialmente por la función que prestamos a la sociedad.

Positiva

Al término del encuentro, el ministro de Gobierno Antonio Bonfatti calificó a la reunión como positiva y destacó el trabajo de los equipos técnicos que trabajaron sobre pautas fijadas por el gobierno. En ese marco añadió: Hay una gran comprensión de la situación de la provincia, de las condiciones presupuestarias y de la necesidad de preservar el salario de los trabajadores. En esa ecuación damos una respuesta que entendemos como favorable.