Más de 7.500 almas disfrutaron anoche de una verdadera velada romántica que enamoró a más de uno. El show comenzó a las 21,50 hs, como es habitual, con “Dios bendiga nuestro amor“, una canción incluida en su trabajo discográfico, “Trozos de mi alma volumen 2“.

Por más de dos horas el ex Bukis deleitó y mantuvo eufórico a un público en su mayoría femenino que coreó y tarareó sus más grandes éxitos.
Un espectáculo lleno de condimentos que fueron de lo romántico a lo humorístico, interpretando rancheras y baladas, pero siempre imprimiendo su estilo azteca.
En el escenario, Marco Antonio estuvo acompañado por un verdadero escuadrón de músicos que contó con la participación especial de la Orquesta Sinfónica del Teatro Colón de Capital Federal.
El cantautor mexicano respondió con gran entusiasmo al cariño de la gente. Decenas de mujeres de todas las edades se agolpaban sobre las barandas de contención para arrojarle un oso o una rosa, o para simplemente entregarle una carta y tocar sus manos.
Miles de flashes de cámaras digitales y teléfono celulares captaron las imágenes de lo que fue un verdadero show intimista.
Los momentos de mayor excitación llegaron cuando interpretó Donde estará mi primavera y No molestar, corte principal de su más reciente disco.
Marco Antonio, luego de interpretar el tema que lo llevó a la fama en la Argentina -Si no te hubieras ido- se retiró del escenario agradeciendo a sus fans.
Ante un exaltado público que aclamaba por su nombre, el ex Bukis regresó y agregó a su show una canción más.
Con las estrofas de la legendaria canción que cantara con Los Bukis allá por los 80, Necesito una compañera, Marco Antonio culminó una noche soñada.
De esta manera, el charro se presentó una vez más en tierras cordobesas enamorando al público de la Docta.
Ahora resta que el magnífico cantante centroamericano cautive al público villamariense mañana en el anfiteatro Centenario.