La presidenta dijo que “sería una estupidez” afirmar que no va a haber más delitos gracias al plan oficial en contra de la inseguridad. La jefa de Estado se pronunció de esa forma durante un acto que encabezó en la Residencia de Olivos, luego de que se anunciara un programa de asistencia a las provincias de Buenos Aires y Mendoza para reforzar la seguridad, por un monto total de 400 millones de pesos.

En ese contexto, el ministro de Justicia de la Nación, Aníbal Fernández, antincipó que se incorporarán 4.000 retirados de las fuerzas de seguridad para que recorran las calles y que se comprarán 500 nuevos patrulleros. En total, los efectivos nuevos serán 6.800.
Además, dijo que se sumarán las redes civiles de prevención del delito y se comprarán 21.500 celulares para poder tener más información desde la calle.
Luego, la mandataria nacional enfatizó: “Decir que vamos a tener una sociedad en la que no se cometan delitos sería una estupidez y una mentira”.
La mandataria pidió “no tener hipocresía y no politizarlo ni partidizarlo”.
También cuestionó la forma en que se difunden hechos de inseguridad en los medios de prensa.
Dijo que “todo el día” se difunde o se repite algún “robo o toma de rehenes” y que eso “no ocurre en ninguna parte del mundo” con esas características.
La jefa de Estado pidió “no crear sensaciones”, sino “buscar soluciones” a los problemas.
La mandataria advirtió que “la extrema riqueza conviviendo al lado de la extrema pobreza” se relaciona con los niveles de delincuencia en el país.
La jefa de Estado manifestó que se producen “niveles de resentimiento y de deseo de tener lo que tiene el otro a cualquier costo”.
La mandataria también atribuyó a la adicción a las drogas las razones del problema de la inseguridad.
La jefe del Estado reiteró que la problemática de la inseguridad tiene un “fuerte contenido social”.
“Sin trabajo, con gente mal paga, no hay plan de seguridad que alcance”, enfatizó la presidenta Kirchner.