|

Se desmoronó

Unión se volvió otra vez con las manos vacías. Anoche lo venció Chacarita por 4 a 2 y, prácticamente, el equipo santafesino se despidió de toda posibilidad de pelear por un lugar en la Promoción. Se lesionó Kletnicki.

Foto Diario UNO

Una de las cosas que estaban bien definidas tenía que ver con las presiones repartidas para Tatengues y Funebreros. Los de Catinot, para revertir el presente en la tabla y, los de Zielinski, para mantener la diferencia como líderes del campeonato. Chacarita le ganó anoche a Unión 4 a 2 y lo despidió de casi toda pelea por algo importante.

En lo que hace al partido en sí y a la forma de juego de cada equipo, es importante resaltar la actitud y el protagonismo que demostró Unión desde el inicio mismo. Esto se debió al adelantamiento de la línea defensiva y el mediocampo. Así le resultó difícil a los volantes locales el traslado parejo y prolijo en ese sector. Puntualmente, en el tablero táctico, las fichas de juego más importantes en el primer tiempo se dieron por el manejo prolijo del balón sin abusar del pelotazo largo. Utilizó a Alejandro Pérez como una de las armas fundamentales para desbordar y tirar el centro para Pereyra o Guerra. Esto, durante el primer tiempo, fue un mecanismo de juego utilizado con frecuencia. Otro aspecto importante fue la marca de De La Fuente sobre Coyette, el armador del dueño de casa. Con un juego de presión constante, pero además de prolijidad a la hora de dar cada pase, el volante central Rojiblanco se convirtió en el mejor futbolista de esa zona. Se agregó, además, la velocidad y la movilidad que tuvo César Pereyra por todo el frente de ataque ya que, en varios pasajes de los primeros 45 minutos, fue determinante para complicar a los rivales.

Baldazo de agua fría

A pesar de la superioridad que mostró el Tate en el primer tiempo, el que abrió el marcador fue Chacarita, tras un penal dudoso de Peralta a Echeverría. Toledo, con un remate fuerte, estableció el 1 a 0. Aunque muchos pensaron que después de ese gol comenzaría a prevalecer el juego del líder del torneo, fue todo lo contrario ya que, los de Catinot, siguieron ordenados en la cancha y no mostraron signos de haber sentido el golpe del tanto inicial.
De esta manera y, siempre con criterio futbolístico, llegó la justicia del marcador a los 22 minutos, después de un remate rasante y certero de Alejandro Pérez, que desconcertó a Tauber, que esperaba el centro al segundo palo. De allí y hasta el final de la etapa, los minutos se hicieron vibrantes y pareció más un choque de equipos que peleaban por el campeonato, que lo que en realidad muestra la tabla de posiciones, fundamentalmente por Unión. Si lo trasladamos a términos boxísticos, si hubiera un ganador en esa etapa, era el equipo santafesino por puntos.

El complemento

En el arranque del complemento, el objetivo principal de los Tatengues fue el mismo: adueñarse de la pelota, jugar mejor que el rival e intentar quedarse con los tres puntos. Nuevamente, la superioridad ante Chacarita se reflejó por espacio de casi diez minutos. Hubo un instante fatal en lo grupal para Unión, pues llegó el segundo tanto de Toledo. Fatal también en lo individual para el golero Carlos Kletnicki, ya que no sólo le dejó servido el tanto al atacante de Chaca, sino que también tuvo que dejar el campo de juego por una fuerte contractura (posible desgarro) en la pierna izquierda.
Cuatro minutos más tarde y, cuando todavía Unión no terminaba de acomodarse en el campo, llegó otro grosero error individual, pero en este caso de Gonzalo Peralta. El regalo lo recibió Toledo y lo agradeció marcando el 3º ante el recién ingresado Ojeda Fue el 3 a 1. De allí en adelante, el orden que había mostrado el equipo ya no fue tal, porque Unión se vio obligado a buscar el descuento y levantar un resultado adverso. Pérez no pasó tanto al ataque, Alustiza siguió haciendo de las suyas y, la defensa Tatengue, mostró dudas. Llegó el 4º a los 23 con otro penal dudoso de Yacob, que anotó Alustiza. Caso cerrado.
De allí y hasta el final del partido, lo más rescatable fue el tremendo golazo de César Pereyra, de chilena, que solamente sirvió para que el resultado no sea tan categórico.
Nuevamente, por errores individuales, Unión sigue navegando en la instrascendencia de la tabla y se despidió de toda lucha.

El número

11 son los puntos que separan a Unión del equipo que está en el 4º lugar de la tabla de posiciones, que es Belgrano, por ahora el último clasificado para jugar por la Promoción con un equipo de la A.

Fuente Diario UNO
blog comments powered by Disqus