Los gremios docentes paralizaron desde hoy y hasta mañana el dictado de clases en toda la provincia. Aseguran que el acatamiento al paro es “alto”.

Foto Amancio Alem

Sadop anunció que se sumará a la huelga de Amsafe del martes y miércoles próximos. Los docentes de la provincia llevaron a cabo este mediodía una multitudinaria movilización para expresar el malestar ante la negativa del gobierno a aumentar los salarios del sector. Fue en el marco de un paro de 48 horas que se inició hoy y tendrá su continuidad el martes y miércoles próximos, con otros dos días de huelga.

Los organizadores calcularon que había unos 10 mil manifestantes pero un avezado sindicalista -con unas cuantas marchas en su haber- confesó unos 6 mil. Más allá de las cifras, la demostración en la plaza 25 de Mayo, frente a la Casa Gris, fue contundente y el magisterio dejó en claro que la lucha por mejores salarios no repara en el tinte político del gobierno de turno.
Carteles, bombos, batucadas y algunas bombas de estruendo. Todo sirvió para hacer ruido y lograr que el reclamo retumbara en los despachos de la sede gubernamental, que mantiene firme su postura de no aumentar los salarios, argumentando que los recursos financieros no son suficientes.
Poco antes de las 11, los docentes enrolados en la Asociación del Magisterio de Santa Fe (Amsafe) se concentraron en la Plaza del Soldado e iniciaron la movilización por calle San Jerónimo hasta la plaza 25 de Mayo. La colorida columna de unas 5 cuadras se movilizó en forma pacífica y provocó momentáneas complicaciones en el tránsito del microcentro.
En tanto, el Sindicato Argentino de Docentes Particulares (Sadop) se concentró en la Legislatura para después avanzar por avenida General López hasta el punto de llegada de la protesta donde se instaló un palco.
Al encontrarse las dos columnas, en la esquina suroeste de la plaza, los gremialistas de ambos sindicatos se saludaron con un abrazo. Después, en los discursos, reafirmaron su unidad. Atrás, los maestros y profesores que llegaron a Santa Fe en colectivos, provenientes de los distintos departamentos, cantaban: “Nada nos regalaron, lo ganamos peleando, y hoy seguimos en la calle, pa’ seguir avanzando”.
Como un apoyo a la lucha, llegó a la ciudad Stella Maldonado, máxima dirigente de Ctera, sindicato docente nacional. “Es verdad lo que dicen los cantos: nadie nos regaló nada, nuestras conquistas las ganamos en las escuelas, plazas y calles”, dijo en el micrófono, mientras una docente le pedía a gritos “¡Que la Ctera haga un paro nacional!”.

“A la plata se la gastan”

Después de un minuto de aplausos para recordar a las docentes asesinadas Daniela Spárvoli y Alejandra Cugno, y de unas palabras de una testigo en la causa contra la represión militar, comenzaron los enardecidos discursos de los dirigentes.
El primero en hablar fue Pedro Bayúgar, del Sadop Santa Fe, que adelantó que “estaremos todos unidos en el paro de 48 horas de la semana que viene”. De esta manera, anticipó que ese sindicato seguirá “haciendo huelga”.
“Nos ha dicho el gobierno que iba a priorizar a los maestros y resulta que mientras a nosotros nos aumentaron el salario un 50% en dos años, el sueldo de funcionarios y políticos creció un 100% y el gasto administrativo un 80%. Son sus mismos números los que los delatan”, gritó.
Acusó que “el gobierno nos dice que no hay plata porque no le votan la reforma tributaria, pero en realidad no hay plata porque se la gastan”. Finalmente amenazó: “Si no nos sentamos a dialogar y a acordar, el año que viene no hay clases”.

“Nos quieren quebrar el paro”

A su turno, Sonia Alesso, secretaria general de Amsafe, denunció que con los mails “que se mandaron desde los despachos oficiales a los docentes (instándolos a no votar por paro), el gobierno nos quiso quebrar el paro”, tras lo cual aseguró que “esta masiva movilización es lo que consiguieron”.
La misma acusación hizo minutos antes, cuando los medios periodísticos le consultaron por el anuncio oficial de ayer, un día antes de la huelga, de convocar a una nueva reunión de la mesa paritaria para el próximo lunes, a las 14, para avanzar con la propuesta de vivienda docente. “Se equivoca el gobierno al intentar romper el paro y debilitarlo.
Tiene que tomar nota de esta movilización, reflexionar y cambiar de postura”, había señalado la gremialista a la prensa.
Luego, desde el palco de la plaza, la voz de la dirigente de Amsafe resonaba fuerte. “Ignorar a los docentes, desconocer este malestar y seguir monologando es una falta de voluntad política para resolver el conflicto”, acusó.

Tres reclamos

Alesso enumeró que la protesta tiene tres ejes: salario, mejora al régimen jubilatorio y vivienda docente. “El lunes vamos a ir a la paritaria -que conseguimos nosotros- pero no a discutir un solo reclamo, sino a pedir por estas tres cuestiones”, advirtió.
También mencionó que el gobierno tiene varias deudas pendientes con el sector docente como concursos, reglamentación del régimen de traslado, discusión de un plan integral de salud docente, entre otros.
Según informaron desde Amsafe el paro tuvo un “alta” adhesión en todas las modalidades y niveles de la provincia. Igual evaluación hizo el Sadop que denunció, como es habitual, “aprietes ilegales” de las patronales de los colegios a los reemplazantes para que vayan a dictar clases.
La Unión Docentes Argentinos (UDA) y la Asociación del Magisterio de Enseñanza Técnica (Amet) también adhirieron a la medida de fuerza de 48 horas.