Con un tanto de su máximo goleador del torneo, Federico Nieto, el equipo del “TurcoMohamed le ganó al Godoy Cruz mendocino. Los tres puntos son fundamentales para tratar de evitar el repechaje en la Copa Libertadores.

Foto Luis Cetraro

. Federico Nieto hizo 12 goles en el torneo y quedó cerca de ser el máximo anotado. Los rojinegros tuvieron varios puntos altos: Bertoglio, Pellerano, Garcé, Pozo… y Lucero mostró por qué el DT lo fue a buscar a Paraguay.

Colón se despidió de su público en la tarde-noche de este martes (al partido de la última fecha, contra Estudiantes, lo jugó y ganó días atrás en La Plata) con un valioso triunfo. El encuentro fue muy importante no sólo por el resultado, sino también por algunas cuestiones puntuales: Bertoglio volvió a demostrar por qué Mohamed tiene tanta fe en su futuro, Pozo ratificó lo hecho a lo largo de todo el campeonato, al igual que Nieto (autor del único gol del partido) y Lucero, que entró en el segundo tiempo, enloqueció al marcador derecho mendocino.
Colón hizo méritos para quedarse con el partido, porque jugó ordenadamente y mejoró mucho su imagen futbolística con respecto a las últimas presentaciones. No obstante sufrió dos pelotazos en los palos de su arco.
Bien por el enganche
El inicio del partido fue un tanto gris, sin demasiadas emociones, salvo cuando la pelota pasó por los pies de Bertoglio, que entró a la cancha dispuesto a tratar de recuperar el nivel mostrado en su debut. El pibe las pidió a todas y manejó los hilos del equipo en el ataque.
Colón manejó más la pelota en esos momentos, pero la primera situación de gol clara fue para Godoy Cruz. A los 19 minutos, Camargo reventó la unión del palo con el travesaño luego de una muy buena asistencia de Vega, el contador que estuvo una vez en carpeta rojinegra de posibles refuerzos.
En ese momento, los dirigidos por Mohamed parecieron enojarse y contestaron con dos situaciones claras para marcar en poco más de un minuto. En la primera, Nieto desperdició un mano a mano y en la segunda Quilez remató desviado desde afuera del área.
A los 24, Gómez debió ser reemplazado por una lesión. En su lugar ingresó Torres. El zurdo tuvo las siguientes dos oportunidades para abrir el marcador: la primera a los 35 minutos, por un remate de larga distancia que tapó el arquero mendocino; la segunda, a los 38, por un cabezazo adentro del área chica rival que se fue por arriba del travesaño.
Pero el último gran susto de la etapa iba a ser para los sabaleros. Vega luchó por una pelota dentro del área chica y Pozo tapó un primer remate, pero el segundo tiro del delantero se estrelló contra la base del palo derecho del arquero.

Lucero a la cancha

Para comenzar los últimos 45 minutos, el “Turco” dispuso el ingreso de Juan Manuel Lucero por Quilez, quien había hecho un gran trabajo. El delantero, que fue traído desde Olimpia de Paraguay, se ubicó por el carril izquierdo y causó varios problemas a la defensa rival. Si bien se nota la ausencia de fútbol (casi no jugó a lo largo del campeonato por una molesta lesión), el movedizo delantero desbordó a sus marcadores y logró tirar peligrosos centros.
A los tres minutos, Nieto asistió de espaldas a Bauman y el joven convocado recientemente para el sub 18 nacional enfrentó al arquero y definió muy alto.
Cuatro minutos más tarde, Bertoglio volvió a desnivelar y fue torpemente derribado por un defensor tombino adentro del área. Al no estar Fuertes, Nieto tomó la pelota con decisión y la clavó en el ángulo superior izquierdo del arquero Ramírez (poco antes había reemplazado a Ibáñez, quien se retiró lesionado).
A los 16, Capurro entró por Bertoglio, quien lucía extenuado por el esfuerzo.
Colón jugaba mejor que su rival entonces y manejaba la pelota, pero la insuficiente diferencia en el marcador mantenía al público en tensión permanente. Y a los 25 minutos apareció Pozo en su máxima expresión, tapando un remate fuerte abajo de Higuaín, quien tuvo otra oportunidad y la tiró afuera.
Los minutos finales se fueron con Colón en campo de Godoy Cruz, que prácticamente ya no pudo superar la muralla conformada por Capurro y especialmente Pellerano. El sabalero tuvo varias ocasiones para aumentar la ventaja, pero ya no hubo más gritos en la cancha.
Con estos tres puntos, el equipo santafesino le tiró la presión a Lanús, que deberá ganar cuatro de los seis puntos que le quedan disputar, si quiere “robarle” la ubicación en la tabla de la clasificación para la Copa Libertadores.