El tambero obtiene cerca de un peso por litro, el consumidor lo abona más de tres pesos en góndola.

Foto Diario UNO

Ahora, los productores piden que la provincia aplique lo acordado en un decreto de julio de 2009. La pregunta es la misma desde hace años. ¿En qué eslabón de la cadena lechera queda la mayor parte de la ganancia? Los consumidores pagan el litro de leche entera en sachet (primeras marcas) más del triple del valor que se le abona al productor de la materia prima. Gustavo Colombero -Presidente de la Federación de Centros Tamberos-, aseguró que “en Santa Fe el productor recibe entre 1,05 y 1,10 pesos por litro de leche“.

Cuando los comerciantes compran al por mayor los productos, los mismos ya sufrieron un incremento de más del 150 por ciento, partiendo de la tarifa abonada al tambero. Y los comercios realizan, en base al precio al que compran el producto, un recargo del 25 al 40 por ciento para la venta al público.
El consumidor sólo puede comprobar en forma fehaciente el valor que observa en la góndola de los lácteos. El monto que cobran los tamberos es dado a conocer con frecuencia por parte de los productores. Ayer, en diálogo con Diario UNO, Gustavo Colombero, presidente de la Federación de Centros Tamberos, aseguró que “en Santa Fe el productor recibe entre 1,05 y 1,10 pesos por litro de leche”.
Lo que reclaman desde hace tiempo los integrantes del primer eslabón de esta cadena comercial es que las industrias nacionales (e internacionales con asiento en la Argentina) blanqueen los valores a los que venden los productos.
Uno de los principales cuestionamientos por parte de los productores es que mientras los precios de los lácteos se inflan mes a mes, ellos reciben siempre el mismo dinero.
Colombero consideró que “esto es producto de que no haya reglas de juego” y que “es necesario que el precio sea consensuado entre todos los sectores, también por una cuestión de ética y lealtad comercial”.
Además, si bien reconoció que “la provincia quiso ser punta de lanza al hacer un esfuerzo y retomar los acuerdos alcanzados entre 2001 y 2002, aún falta la puesta en práctica, sobre todo de los puntos acordados en el último decreto firmado por el Ministerio de la Producción santafesino”. Por otra parte, el productor lechero señaló que “la leche es un problema nacional, por lo cual no puede haber diferencias entre las provincias a la hora de discutir medidas al respecto”.
El 28 de julio de 2009, el ministro de la Producción de la provincia de Santa Fe, Juan José Bertero, anunció la firma del decreto cuya aplicación reclaman ahora los productores y, en diálogo con Diario UNO aseguró: “El decreto establecerá: un registro de productores tamberos; se reconocerá una red de laboratorios de fiscalización que operen en la provincia para el análisis de leche, y al mismo tiempo los tamberos deberán generar acuerdos con ellos para hacer análisis de rutina; se le solicitará a la industria que publique mensualmente los precios con los que negocia el producto, y por último, el Estado provincial determinará una leche de referencia y una tabla con las distintas calidades para que sirva de guía a la hora de la transacción entre los productores y la industria”.
“Además se tomó el compromiso de trabajar sobre tres ejes: por un lado, establecer un precio de comercialización visible entre la industria y los productores; por otro, solicitar al Gobierno Nacional un apoyo en la coyuntura como son los subsidios que necesitan los productores, y que están en el orden de los 25 centavos por litro de leche y, por último, dejar liberado los saldos exportables para terceros mercados, ya que hay un exceso de producción que necesita tener salida al mercado externo y una seguridad de una comercialización fluida hacia el extranjero”, agregó.
Un reclamo nacional
Esta semana, Julio Aymar, integrante de la Mesa Nacional de Lechería, remarcó que la distorsión que existe en la cadena comercial “es atroz y no le permite recibir al productor el valor que le corresponde, por lo cual en los últimos 10 años se perdió hasta el 25 por ciento de la producción”.
En su opinión, el precio por litro de leche tiene que rondar entre 1,50 y 1,65 pesos para que sea rentable para el productor y que lo incentivo a seguir produciendo, y no se pase a la soja, y agregó que “el promedio nacional que se le está pagando ronda un peso con 20 centavos por litro y esto es una locura”.
Aymar profundizó en su análisis sobre la situación que el 40 por ciento de la leche nacional se produce en campos alquilados. Entonces “todo campo que tiene aptitud agrícola, como pasa en toda la región centro (Santa Fe, Córdoba), que es la zona que produce arriba del 60 por ciento de la leche del país, se va volcando a hacer agricultura”, explicó.
Y se llega a esa instancia “porque los costos de alquiler se basan según la producción que se puede hacer. Con la leche, los números no cierran; entonces se hace soja o maíz y si se supera el problema del trigo, se cultiva el cereal”, indicó Aymar.
“Estamos como hace 10 años. En 1999 fue la última vez que tuvimos una producción de más de 10 mil millones de litros. Esto quiere decir que en algo más de 10 años perdimos hasta el 25 por ciento de la producción y este año recién volveremos a estar en el orden del 1999”, detalló.
Y puso de relieve: “Hoy somos muchos menos productores. Por entonces sumábamos unos 28 mil tamberos, o más, y hoy estamos en 11 mil. El consumo interno está garantizado, pero cada vez se hace más difícil producir, porque no hay incentivos. Y por cómo está la comercialización, nada hace predecir que estaremos mejor”.

Fuente Diario UNO