El Senado de la Nación aprobó ayer por 35 votos a favor y 34 en contra el pliego que el Poder Ejecutivo Nacional envió a la Cámara alta para designar a Mercedes Marcó del Pont como presidenta del BCRA.

Foto Telam

La coparticipación del Impuesto al cheque, un proyecto sobre mediación y la derogación al cobro de comisiones en las cuentas sueldo, también tuvieron luz verde en la Cámara alta. El oficialismo logró aprobar el pliego con los votos del bloque del Frente para la Victoria y de sus aliados, y resultó fundamental el apoyo de la peronista disidente Roxana Latorre y la abstención del riojano Carlos Menem.

El debate se logró debido a que se obtuvo quórum en la Cámara alta tras cinco semanas de nula actividad parlamentaria debido a la falta de acuerdos existentes entre oficialistas y opositores para sesionar.
Marcó del Pont permanece al frente del Central desde principios de este año en reemplazo de Martín Redrado, quien fue removido de su lugar con acuerdo del Congreso Nacional.
El oficialismo defendió el pliego de Marcó del Pont argumentando su capacidad y su trayectoria, sobre lo que la oposición coincidió aunque le cuestionó el haber liberado reservas de la entidad al responder al decreto de necesidad y urgencia 298/10 que fue cuestionado en la justicia.
“Estamos frente a una funcionaria de gran trayectoria. Con un perfil desarrollista. Por primera vez el Central va a tener una funcionaria con un perfil que mira al país en su integralidad”, argumentó Pichetto.
El senador rionegrino, además, acusó a la oposición de “jugar con fuego” al intentar rechazar el pliego de Marcó del Pont y sostuvo que “la Argentina debe empezar a transitar un camino de racionalidad”.
Además, Pichetto acusó a los antikirchneristas de “tener una memoria con fragilidad extraordinaria” al recordar que el gobierno de la Alianza “endeudó a la Argentina a través de un decreto con el Megacanje”.
“Y les recuerdo que el armado del corralito fue por un decreto simple. Y eso provocó 21 muertos en la Plaza de Mayo en diciembre de 2001”, remarcó el jefe del bloque.
En su discurso, el jefe del bloque oficialista se cruzó con el vicepresidente Julio Cobos, que presidía la sesión, cuando lo apuntó por haber votado a favor de la destitución de Redrado por “haber considerado que había desobedecido las instrucciones de un DNU”.
“No fue por esa la razón”, le respondió Cobos, a lo que Pichetto le señaló que “no tiene derecho a contestar porque usted no fue elegido senador, sino vicepresidente de la Nación para que cumpla con ese rol”.
Por el contrario, el jefe del bloque radical, Gerardo Morales, dijo que “los antecedentes de Marcó del Pont la habilitan para presidir el Banco Central”.
“El problema está en su conducta. La objeción tiene que ver con su conducta”, sentenció Morales y la apuntó por, presuntamente, haber incurrido en el delito de incumplimiento de deberes de funcionario público.