El ministro de Economía, Amado Boudou señaló que este año habrá una inversión pública de $38.000 millones, y lo comparó con los $1.200 que invertía el Estado en 2001.

Foto Sala de Prensa - Presidencia de la Nación

Además, señaló que el 2010 será un año de crecimiento gracias a “las medidas que tomó y toma este Gobierno“. En el salón auditorio de Banco de la Nación Argentina, el ministro de Economía, Amado Boudou realizó un recorrido por la situación económica del país en los últimos 40 años y explicó que “la historia de la economía del país, es la historia de su deuda externa“.

Explicó además que este año “el crecimiento de la argentina tendrá un piso de 5%“, como consecuencia de las políticas del Gobierno. Uno de los factores que Boudou marcó a la inversión pública como uno de los aspectos decisivos en los resultados económicos. “Este año el Estado invertirá $38.000 millones, que es un gran contraste con los $1.200 millones que invertía en el 2001” reforzó Boudou.
El ministro disertó frente a los intendentes de la provincia de Buenos aires, en el contexto de una charla titulada “Perspectivas de la economía argentina en el año del Bicentenario”.
Junto a él estuvieron, el presidente del Banco Nación, Juan Carlos Fabrega; el ministro de Economía de la provincia de Buenos Aires, Alejandro Arlía,; El presidente de la Federación Argentina de Municipios (FAM), Julio Pereyra; el titular de la FAM de la provincia de Buenos Aires, Alberto Descalzo; y el Diputado Nacional, Carlos Kunkel.
Durante la charla Boudou señalo que “la historia de la economía argentina es la historia de su deuda externa”, y explicó que hasta 1976, año en que inició la dictadura militar, “la relación entre la deuda y el Producto Bruto Interno (PBI) era razonable, de menos del 20 por ciento”.
“Luego del ’76, esa deuda inició un camino ascendente, que tuvo como contracara políticas económicas que llevaron a la desindustrilización, a no agregar valor a la producción nacional y, luego, a un tipo de cambio atrasado. La economía se volcó al sector de los servicios, y dejó de generar empleo formal” dijo el ministro.
“Ese camino ascendente llegó al 166% de endeudamiento en relación al PBI. Es decir que con todo lo que producíamos los argentinos en un año, no llegábamos a pagar lo que debíamos” remarcó Boudou.
“Hoy la relación volvió a ser razonable, el 40%, y vamos a seguir reduciéndolo” enfatizó el titular de la cartera.
El ministro explicó que la preocupación por los vencimientos de la deuda hizo que “todos los gobiernos desde que volvió la democracia, y hasta el 2003, estuvieran más abocados a conseguir refinanciamiento de la deuda que a reorientar la economía hacia los sectores productivos”.
Durante la conferencia abordó diferentes ejes:
Sobre la política económica de la dictadura dijo: “Tuvo políticas que se cristalizan en dos de sus campañas de difusión. Por un lado, la campaña de “el silencio es salud”, tuvo como correlato 30.000 desaparecidos. Por el otro, las propaganda de la silla argentina que se rompía cuando alguien se sentaba llevó a la desindustrialización y años después al 25% de desocupación”
Luego señaló que las medidas que se tomaron durante los `80 fueron “la matriz que permitió el desarrollo del teorema de que el Estado no servía para nada, y que no había que gestionar sino administrar”.
Acusó a la política económica de los ´90, como la de “ficción cambiaria” y la responsable de que “se privatizara hasta los haberes jubilatorios, y llevaran a la desaparición del empleo y la inclusión social”.
Boudou explicó que hasta el 2003 se buscaban soluciones facilistas al problema de la deuda, y “Argentina se hacía trampa solitario. Asumía responsabilidades que no podíamos pagar”. Además, remarcó que “se buscaba proteger al acreedor en lugar de respaldar los intereses del pueblo argentino.”
Sobre las AFJP: planteo que parecían una “asociación ilícita, porque la AFIP recaudaba, le daba la plata a las empresas de las AFJP que cobraban comisiones, y luego le prestaban al Estado a tasas irracionales”.
Inflación: “quienes dicen que a la asignación universal se la come la inflación son quienes le bajaron un 13% a los empleados públicos, y a los jubilados”.
Salarios: Boudou ratificó que el aumento en los salarios no genera una escalada de los precios sino del consumo, por eso no hay que enfriar la economía. “Frente al aumento del consumo tenemos que lograr que los empresarios inviertan en producir más, en lugar de subir los precios. Esa es nuestra responsabilidad.”

Fuente: Sala de Prensa – Presidencia de la Nación