El pasado Martes 20 de Abril se realizaron tres charlas sobre prevención de adicciones a cargo de la División General de Prevención y Control de Adicciones de la Policía de la Provincia de Santa Fe y organizadas por Rotary Club Franck. La primera de ellas fue en la Escuela 321 para los alumnos de 4 a 7º grado, la segunda por la tarde para los alumnos de la escuela secundaria de la localidad y por la noche para padres y adultos en general. La Licenciada Carmen Locket y el Sub Comisario Carlos Pagano además de charlas muy ilustrativas respondieron preguntas sobre este preocupante tema.

Las adicciones son peligrosas pues pueden llevarnos la vida de los seres más queridos, pero es posible prevenirlas actuando desde temprana edad.

Qué podemos hacer los padres para prevenir?

  • Hablar, hablar y hablar con nuestros hijos, desde temprana edad sin asustarlos pero haciéndoles tomar consciencia de lo malo del uso de drogas ilegales.
  • No ver como algo normal o bueno el uso de cigarrillo, alcohol, energizantes, pastillas para dormir, etc.
  • Prestarles atención. No vale el “ahora estoy cansado”.
  • Ponerles límites para que conozcan el camino que deben transitar, sino se encuentran perdidos. En casa mandan los padres, no los hijos, sin necesidad de ser muy estrictos o abusar de la autoridad.
  • Estimular a los chicos a hacer cosas que apoyen su autoestima, hacer que se sientan útiles y necesarios.
  • Reconocer que para lograr lo que deseamos debemos hacer un esfuerzo y así evitar las frustraciones instantáneas. No ser sobreprotectores.
  • De el ejemplo, un niño aprende todo lo que ve.
  • Procure evitar contradicciones con el cónyuge respecto a las normas y educación de los hijos.
  • Nunca es demasiado el tiempo dedicado a nuestros hijos
  • Aprenda de ellos, sepa con quiénes está, qué hace, espérelo a la vuelta de sus salidas,interésese por sus actividades, pregunte por la escuela, esté atento, sin caer en la paranoia ni en la persecución, pero entérese qué hace.

Qué hacemos si tenemos sospecha de que un hijo consume drogas ilegales?

  • Intentar descubrir el estado real de la situación.
  • Mantener, si existe, o tratar de recuperar la comunicación.
  • Aprovechar los signos que a veces el joven nos deja intencionalmente para entablar un diálogo. Actuar con cautela y tacto, desdramatizar lo que quizás sea una utilización ocasional. Acuda a profesionales para que lo ayuden a ud. a resolver el tema, no se escude en su ignorancia.

Qué signos indican que existe un posible uso de drogas?

  • Cambios visibles de compartamiento. Secretismos, susceptibilidades extremas, insultos y explosiones intempestivas, falta de respeto en forma continua.
  • Entradas y salidas, llamadas telefónicas y ausencias del domicilio familiar de forma inusual e injustificada.
  • Olor dulzón en el aliento, o de ropa sucia. Aumento inhabitual en el uso de colonias, ambientadores, chicles, para camuflar el olor a porro.
  • Cambio en el ritmo de las calificaciones escolares y perdida de interés por sus actividades.
  • Pupilas dilatadas, congestiones nasales, falta de apetito, adelgazamiento y color amarillento en la piel, uso injustificado de lentes de sol.
  • Desapariciones de pequeñas cantidades de dinero y objetos de valor.
  • Tenga en cuenta que se pueden caer en falsos prejuicios, es normal que algunas de estas características se den en los adolescentes, la certeza se obtiene con un seguimiento ( no persecución) a diario.

Un chico sano no entra en la droga, sino los chicos en estado de riesgo. Los que fuman, los que se alcoholizan, los que tienen baja estima, los que se sienten abandonados por sus padres. Los vendedores de drogas saben cómo actuar y muchas veces venden la imagen del amigo protector, del que siempre está…primero es el acohol y así la falta de convicción para decir que no,

  • Nadie está excento.
  • Cuida a tu hijo, es lo más valioso que tienes.
  • Teléfonos para hacer denuncias ( que pueden ser anónimas) o pedir ayuda sobre el tema:
  • Número gratuito de atención ciudadana: 0800 444 3583 / (0342) 4572894 / (0342) 4572522.