|

Una guerra de 74 días en la que 649 argentinos dieron su vida

Aniversario guerra Malvinas - Foto Telam

El 2 de abril de 1982, hace 32 años, en lo que se denominó “Operación Rosario”, un grupo de tropas de élite de la Armada argentina desembarcó y tomó el control de las islas Malvinas, que sólo duró 74 días, pero que abrió las puertas de la democracia.
La madrugada de aquel 2 de abril sacudió al país con una noticia impactante. Las Malvinas habían sido recuperadas en una operación relámpago ejecutada por comandos anfibios de la Marina.
La “Operación Rosario”, bautizada así en honor a la Virgen del Rosario, comenzó el 28 de marzo cuando se embarcaron en la base Naval de Puerto Belgrano las fuerzas militares cuya misión era recuperar las Malvinas.
A las 21 horas del 1 de abril, el buque ARA Santísima Trinidad detuvo su marcha en la boca occidental de Bahía Enriqueta, allí comenzó la maniobra de arriado de los 21 botes neumáticos, que transportaban a los Comandos Anfibios y Buzos Tácticos hacia la costa.
En la madrugada del 2 de abril y ya en suelo malvinense, el destacamento se dividió en dos grupos: el más numeroso al mando del capitán Guillermo Sánchez Sabarots, el cual comenzó en una larga marcha hacia el cuartel de los Royals Marines en Moody Brook; el segundo liderado por el capitán Pedro Giachino, buscó la casa del gobernador Rex Hunt.
El equipo de Sánchez Sabarots llegó a Moody Brook y confirmó que estaba desocupado. Poco después, comenzaron los disparos en Puerto Argentino.
Tras varias negativas de Hunt de abandonar el lugar y luego de varias ráfagas de ametralladora de argentinos, el gobernador británico aceptó hablar con el jefe de las fuerzas argentinas, el contraalmirante Carlos Busser.
El gobernador británico ordenaba la rendición de las tropas inglesas, eran las 9.15 del 2 de abril de 1982.
La “Operación Rosario” había terminado en una victoria y las islas Malvinas volvían a la soberanía argentina luego de 150 años de usurpación.
Luego vino la “verdadera” guerra, que comenzó el 1º de mayo con un bombardeo aéreo inglés al aeropuerto de Puerto Argentino y la inmediata réplica de la Fuerza Aérea nacional, que hacía su histórico bautismo de fuego.
El 2 de mayo, el submarino nuclear Conqueror hundió, fuera del área de exclusión, al buque crucero General Belgrano: murieron 323 marinos argentinos, de los 1.093 hombres que iban a bordo de este barco insignia de la Armada Argentina, hecho que es considerado un crimen de guerra.
Dos días más tarde, los argentinos hundían al Sheffield con aviones Super-Etendard cargados con misiles Exocet.
Setenta y cuatro días después de aquel 2 de abril, en medio de hostilidades y combates en el frente externo, y de la crueldad del clima de las islas, del hambre, de la violencia de buena parte de los mandos, de la imprevisión y de los obsoletos recursos armamentísticos, en el frente interno, las tropas argentinas se rindieron ante las británicas.
La derrota produjo la renuncia del dictador Leopoldo Galtieri, reemplazado por Reynaldo Bignone, quien se vio obligado a convocar a elecciones para el 30 de octubre de 1983 para elegir al primer presidente democrático luego de siete años de dictadura.
La guerra le costó la vida a 649 personas -entre ellos oficiales, suboficiales y jóvenes de 18 años que cumplían el servicio militar-, y mutilaciones y heridas a casi 1.300, además de secuelas psicológicas que llevaron al suicidio a más de 350 ex combatientes.

Fuente Agencia Télam

blog comments powered by Disqus