Según un informe de Ciccra, la participación de las hembras en la faena total alcanzó un nivel similar al observado en los eneros de 2009 y de 2009, período en el cual el sector transitó la peor fase de liquidación de las últimas décadas.

En el arranque de 2019, la participación de las hembras en la faena total llegó a 47,8% y alcanzó un nivel similar -e incluso superior- al observado en los eneros de 2008 y de 2009, período en el cual el sector transitó la peor fase de liquidación de hembras de las últimas décadas, dice el último informe económico de la Cámara de la Industria y Comercio de Carnes y derivados de la Republica Argentina (Ciccra).

La faena total de hacienda vacuna se ubicó en 1,05 millones de cabezas. “El nivel de actividad resultó inferior tanto al comparar con el mes previo -4,8 por ciento menos- como con igual mes de 2018 -6,9 por ciento menos-. La menor oferta se habría explicado por los problemas climáticos que dificultaron la llegada de los animales a la Industria”, afirma Ciccra.

Respecto a la faena de hembras, aumentó 3,2 por ciento respecto a enero de 2018, y se argumentó que el crecimiento se debió fundamentalmente a la expansión de las faenas de vacas y vaquillonas, que más que compensaron la menor faena de terneras.

Según Ciccra, este fenómeno se expllica por la creciente demanda de China y Rusia, “y el elevado costo del dinero (aún a pesar de la reducción observada en las últimas semanas), son factores que obligan a que los productores ganaderos decidan vender cantidades crecientes de vacas y vaquillonas a la industria frigorífica”.

Fuente Campo Litoral